Más información Aceptar

Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros para facilitar el uso y elaborar estadísticas. Si continúa su navegación por el sitio acepta su uso.

971 20 15 12

Urgencias 24H

IOM / Palma
971 201 512

Clínica Rotger
971 726 913

Las urgencias serán atendidas de lunes a viernes, de 8:30h a 20h, en la sede central de IOM Palma. Fuera de este horario, tiene a su disposición nuestro servicio de guardia 24h situado en la Clínica Rotger.

+ INFO

IOM incorpora el nuevo láser SLT para el tratamiento avanzado del glaucoma

19/12/2017

1280px-Eye_disease_simulation,_glaucoma

Desde el Institut Oftàlmic de Mallorca, en su apuesta constante por la incorporación del mejor capital humano y la última tecnología, nos complace comunicar la adquisición de un nuevo láser de SLT (trabeculoplastia selectiva con láser) por parte de la clínica, dirigido al tratamiento avanzado del glaucoma, dependiendo siempre de su tipología y gravedad. Este nuevo dispositivo permite la aplicación de un procedimiento que ofrece una mayor comodidad a la vida de los pacientes, que ya no tendrán que recurrir a un colirio diario.

El objetivo de cualquier tratamiento de glaucoma no es otro que el de reducir la presión intraocular. Aunque la terapia farmacológica sea la más extendida, una opción que cada vez más está siendo más demandada es el láser. La trabeculoplastia selectiva con láser es una alternativa terapéutica, eficaz y segura que se facilita a pacientes con hipertensión ocular o glaucoma de ángulo abierto, primario o secundario. La SLT trata las células de forma selectiva y específica, funcionando a niveles muy bajos de energía y manteniendo intactas aquellas partes del tejido no tratadas.

Cabe recalcar que la trabeculoplastia selectiva con láser SLT no es una cirugía, por lo que no se requiere la realización de ningún tipo de prueba previa. Antes de iniciar el procedimiento, se aplica un colirio que contrae la pupila y otro anestésico para que el contacto de la lente que se utiliza no resulte molesto. No causa ningún dolor y dura menos de cinco minutos.

El procedimiento no produce ningún tipo de cicatriz en el ojo, ni siquiera a niveles microscópicos, e incluso existe la posibilidad de repetir el tratamiento si la presión ocular volviera a subir. Una vez aplicado el láser no se requiere ningún reposo u otros cuidados especiales, salvo la utilización de un colirio antiinflamatorio durante unos días. Una vez realizado el tratamiento es importante someterse a las revisiones periódicas puesto que el glaucoma es una enfermedad silenciosa y podría reaparecer.

Solicita tu cita online